Marcela Santucho: Mi investigación sobre el 19/07/1976 (La caída de la dirección del PRT-ERP y la muerte en combate de mi padre Robi Santucho y Benito Urteaga)

4 May

Por MARCELA SANTUCHO VILLARREAL, 29 de abril 2019

Después de un largo exilio primero en Cuba y después en Cuiza (junto a mis abuelos paternos) volví al país la primera vez con mi marido en 1989, y obtuve el libro de María Seoane “Todo o nada”, uno de los primeros que hablaba de mi padre, secretario general del PRT y Comandante del ERP.

marcela_santucho

1- Volvía a la Argentina cada 4 o 5 años, cuando podía pagarme un viaje. En 1993 fui a ver a Roberto Perdía, quien me recibió en su oficina céntrica de entonces, negó rotundamente que Montoneros hubiese delatado la dirección del PRT-ERP y me mostró la revista que ellos editaban en la clandestinidad, donde salió un homenaje a mi padre y sus compañeros días después del 19/07, hice una fotocopia de dos páginas de “Evita Montonera”

2 – Regresé definitivamente a nuestro país, a principios del 2008, en Tucumán me encontré con un libro de derecha, donde su autor habría entrevistado uno de los acompañantes de Leonetti y puede que este dé información errada para desorientarnos, pero pienso que también hay partes de verdad en su libro, de que consiguieron la dirección del departamento de villa Martelli que era donde vivía el gringo Menna (tercer hombre del PRT) pero por falta de seguridad en la casa de mi padre, habían ido esos días anteriores al viaje, a quedarse con el Gringo en su departamento

Pensé que la teoría de que habría sido Firmenich quien delató a mi padre, les convenía más que nada a la derecha, para así demonizar a las dos organizaciones que luchaban contra la dictadura, en el sentido que los dirigentes de Montoneros, habrían delatado a los dirigentes del guevarista PRT-ERP. Esta teoría estaba muy repetida en los medios y mucha gente lo creyó, recuerdo que años más tarde cuando repliqué estas acusaciones en revista Sudestada, mi propia tía materna me dijo:

“que bárbaro, siempre pensé que ese Firmenich había delatado a Robi…”

Empecé entonces a inclinarme más a la teoría que manejaba Pablo Llonto y el Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) sobre el secuestro del Gringo Mena cerca del mediodía, sería después de su secuestro que llegaron a la dirección de Villa Martelli.

3 – En el marco del juicio en San Martin por la muerte y recuperación de los restos de mi padre, citamos al escritor de derecha, este había dado una dirección errónea y tuve que verificar los números de su calle para que la citación le llegase, cosa que finalmente se logró y se presentó a declarar, pero este se cubrió con su profesión de periodista para no dar el nombre de sus entrevistados. El juez no dio continuación al asunto.

4 – Por este juicio se presentaron a declarar los altos mandos Videla, Verplaetsen, Menéndez, etc. pero no dijeron nada nuevo… con Pablo Llonto el abogado de delitos de lesa humanidad, fuimos a Villa Martelli a hablar con los vecinos buscando nuevas pistas posibles, habían varios muros pintados en homenaje a Santucho y el PRT que habían dejado militantes de “Quebracho” (uno de los primeros grupos que había conmemorado el 19 de julio en las cercanías).

Los vecinos nos contaron que sí jugaron al fútbol esos días mi padre y los compañeros con vecinos. El portero se había mudado, había vuelto a su lugar natal en Cruz del Eje, Córdoba, decidimos ir allá a hablar con él. Ya había testimoniado para la causa con un escrito, pero preferíamos hablar personalmente con él y nos recibió en su casa; dijo claramente que Leonetti llegó con hombres armados de ametralladoras y que uno de ellos le amenazó, para que los acompañe al 4to B, toque la puerta y hable él, para que le abran la puerta, cosa que obedeció, salieron del ascensor, llamo, abrió Liliana Delfino y el portero asustado volvió al ascensor, porque su hija jugaba abajo, mientras bajaba, desde el ascensor, escuchó el tiroteo “una balacera terrible” y que luego bajaron estos hombres armados con el cuerpo de Leonetti para llevarlo al auto y dos cuerpos mas, con Liliana Delfino viva y muy asustada, también se la llevaron. De esto se concluye que sí tenían la dirección exacta del departamento del gringo Menna.

5 – Hablando con el EAAF, me entero que se corroboró que el Gringo Menna habría alquilado un nebulizador en una farmacia de la zona, esa mañana para su hijo asmático. En ese tiempo se usaban unos nebulizadores grandes como garrafas y el dueño de esa farmacia contó que perdió un nebulizador en el departamento donde matan a Santucho…  el hijito del Gringo estaría enfermo y tenía que dar la dirección verdadera, porque irían a buscar el aparato, de ahí que ni bien es secuestrado cerca del mediodía, Leonetti llega con 4 suboficiales armados hasta los dientes, entre las 13 y 14:30 horas. El EAAF confirma también que el combate debe haber sucedido alrededor de la 14:30 de acuerdo con las partidas de defunción (de Leonetti y de dos NN que deben ser mi padre y Urteaga).

6 – Charlando con Anahí, hija del Mauro Germán, me contó que esa tarde ella fue con Luis Mattini en las cercanías del edificio, para avisar a cualquiera que llegase a la reunión que se iba a hacer esa tarde, antes del viaje de mi padre y de Liliana Delfino, (quedaría a cargo de la dirección nacional Benito Urteaga).

7 – Buscando testimonios en internet, leo el de Frida Rochoz que cuenta como la secuestran los primeros meses de la dictadura con un familiar y entre los golpes de las primeras torturas viene un jefe y le grita con rabia preguntándole si ella es la alemana, refiriéndose a Liliana Delfino (le decían así porque era rubia) y sabían que era la compañera de Robi Santucho, finalmente la liberan porque ven que no sabían nada para los terroristas de estado, eran “perejiles”, así les decían a los que no eran militantes, ni tenían contactos. El 19 de julio ya la habían liberado, Frida recuperándose de la pesadilla que vivió, vio el diario y enseguida reconoció aquel jefe militar tan agresivo y nervioso, en la foto del diario, era Leonetti. El Capitán ya estaba tras Robi Santucho, también en Moreno a fines de marzo, cuando había llegado tarde a la quinta “La Pastoril” donde se reunió el comité central del PRT, y mueren combatiendo 4 compañerxs y tenemos 8 “desaparecidos”. Mi padre, Mattini, De Santis, Edgardo Enríquez, Carlos Gabeta entre otros logran salir por los alrededores.

8 – En el marco del juicio a Pascual Guerrieri en Rosario, (2010) el compañero querellante Carlos Razetti, hijo de Razetti, me contacta por el testimonio de un arrepentido, que acusa los militares y cuenta que Leonetti ni bien obtuvo la dirección del departamento de Menna fue al lugar, y que Guerrieri se comunica con el por radio diciéndole:

“-Vos Esperame que ya vamos, porque a Santucho lo queremos vivo”

pero Leonetti no le hizo caso y murió en el intento, en su obsesión por obtener todos los grados, recompensas, honores de la derecha de haber capturado al más buscado.

9 – Aparece el número de la Revista Sudestada “Quien traicionó a Santucho” donde opinan Mattini y De Santis, este último acusa a los Montoneros. Decido contestar, en el siguiente numero sale mi replica, donde opino que la infidencia no viene de Montoneros sino que fue aprovechada por la derecha debido a la reunión de la O.L.A. (Organización para la Liberación de Argentina) que se haría el 19. Así el enemigo desviaría la atención de un posible infiltrado o traidor, culpando a la conducción montonera de la muerte de mi padre. Además observo que libros escritos por ex militantes montoneros acusan a la dirección de traidores y pienso que se trata de una caza de brujas, en la que no quiero caer, ni alimentar con esta grave acusación.

10 – Cuando sale esta acusación en Sudestada, (que ya había sido publicado en el” todo o nada”), Perdía cansado de ser acusado de traición, acude al EAAF que tienen las fechas de los desaparecidos y constatan que el secretario de Perdía (que tenía la cita con el PRT para la cita de la OLA), había sido secuestrado esos días cercanos al 19 de julio, pero no antes sino después, fue secuestrado el 21 de julio, por lo que no podría haber “cantado” la cita con Fernando Gertel, (que fue secuestrado en la mañana del fatídico 19, en un café, no se sabe con quién tenía la cita, ni a quienes más secuestraron allí).

11 – En el documental “Gaviotas blindadas” de grupo Mascaró, aparece el turco Abichain, (militante del PRT) contando que vió al Gringo Menna ese día, anunciando que la reunión con Montoneros no se hacía. Me comunico con él, me cuenta que lo vio en un café temprano, cuando estaba abriendo, no había casi gente aún, y el Gringo fue con Gertel para avisar que la cita con montos no se haría, (no le explicó quien había anulado el encuentro, si fue de parte de Montoneros o del PRT) luego de un café el Gringo le pidió al Turco que lo llevara en su coche hasta una estación de servicio para hacer una llamada telefónica, eso hicieron y fue la última vez que el Turco lo vió, pocas horas después el Gringo sería secuestrado en una cita «envenenada».

12 – Me entero que Oropel (acusado en el libro de Pola Augier de entregador) exiliado en España, estaba de visita en Córdoba, y consigo entrevistarlo y grabarlo; me cuenta que ese 19 de julio, tenía cita con el Gringo Menna al mediodía pero lo esperó vanamente. Esa misma mañana el Gringo le había dejado un papel en casa de su hermana, con el lugar y hora de la cita, era cerca de Villa Martelli, porque de ese café irían a la reunión en la que Oropel participaría, en el departamento de Menna,

13 – Hablando con el Vasco Orzacoa del buró político del PRT, opina como yo, que si un viejo conocido del Gringo lo hubiera llamado desesperado porque su compañera fue secuestrada, y que lo conocía desde sus estudios de medicina en Córdoba, el Gringo siendo tan sociable y sensible hubiera concurrido a la cita… añade el Vasco que no cree que nadie del PRT-ERP haya traicionado la dirección.

Por último pienso que hay errores en los archivos desclasificados de la CIA donde hablan de un oficial del ERP como el delator, pero el médico que estudió con el Gringo Menna, sería de otra organización (como dijo Alberto Merbillha secuestrado en campo de Mayo) al conscripto secuestrado que testimonió (Eduardo Cagnolo) quien vió y habló también con el Gringo Menna. Alberto Merbillha le dijo ;

“El médico que delato al Gringo era de la Liga de no sé qué…”

En Conclusión habría que encontrar al médico que habría dado la cita envenenada al Gringo, (quien llevaba su dirección y esos días mi padre se encontraba en su departamento), suponemos que aun esté con vida, al igual que su mujer por la que se canjeo la vida del tercer hombre del PRT y que descabezó al glorioso PRT Guevarista de la Argentina.

 

Nota: Decidí resumir lo que sabemos y publicarlo en Resumen Latinoamericano en vez de cualquier otro medio del sistema, es decir de derecha que critican los nuestros, agradecemos el trabajo de un periodismo con pocos recursos pero libre y verdadero.

Fuente: Resumen Latinoamericano

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: